Cervicoplastia (Cirugía de cuello)

¿En qué consiste la cervicoplastia?

La cirugía de cuello, también conocida como estiramiento de los tejidos del cuello o cervicoplastia, está diseñada para elevar, reformar y estirar los tejidos del tercio inferior de la cara. Estos tejidos, a menudo, se encuentran abultados, laxos o descienden con la edad. Así, la cervicoplastia tiene como objetivo mejorar el contorno facial, definir el borde mandibular, reducir los surcos nasolabiales y de marioneta, además de eliminar el exceso de flacidez del cuello, logrando un rejuvenecimiento facial natural y duradero.

Cirugía de cuello (cervicoplastia)

Procedimiento

La cirugía de cuello o cervicoplastia se lleva a cabo bajo anestesia general mediante incisiones discretas en la patilla y alrededor de la oreja, que coinciden con los surcos naturales de la piel y son prácticamente imperceptibles. Con la exclusiva técnica cérvico facial, se libera la piel del cuello y del tercio inferior y medio de la cara, al tiempo que se reduce la capa grasa subcutánea en el cuello. 

Se realizan suturas para corregir y suspender el músculo platisma del cuello, restaurando su tono y función de soporte de los tejidos en esta área. En casos de glándulas submandibulares prominentes, se procede con su resección, y se estiran las capas profundas del tercio medio e inferior de la cara para mejorar los surcos nasolabiales y de marioneta.

Posteriormente, se ajusta la piel del cuello y de la parte inferior de la cara, eliminando el exceso lateral a través de las mismas incisiones iniciales, las cuales se cierran con suturas ocultas y grapas para lograr un resultado natural.

Cirugía de cuello (cervicoplastia)
Cirugía de cuello (cervicoplastia)

Ventajas de la cervicoplastia

Recupera tu confianza,
agenda ya la cita de valoración